sábado, 27 de junio de 2009

ANÁLISIS CRÍTICO DE MI INICIACIÓN MASÓNICA

Por el Q.•. H.•. Javier Pérez Pombo A.•. M.•.

QQ.•. HH.•. Mas.•. a través del presente escrito quiero manifestarles la inmensa satisfacción que sentí al haber ingresado a esta resp.•. log.•., y descubrir cuán importante e impactante que sería dicho capítulo en mi vida.

No se me olvidará desde el mismo instante en que llegué a la Logi.•. y lo nervioso que estaba al no tener conocimiento de la grandiosa vivencia que experimentaría, desde que ingreso al salón donde fuimos recibidos por el V.•. M.•. junto con otros HH.•., dándonos las recomendaciones para nuestra iniciación, pero eso es algo que cada uno de ustedes ya conocen y que también vivieron en su momento, lo importante es lo que percibió mis sentidos al momento que me fueron vendados los ojos ese mismo instante entré en un estado de reflexión, y me puse a analizar los errores cometidos durante todo el paso de mi existencia en este mundo, lo imperfecto que es el ser humano, y a veces lo incompresible que puede ser su actitud a hacía las cosas.

La representación de la so.•. , significó para mí el grado de esclavitud que tuve hacía las cosas vanas, y lo vacío que seguiría siendo si continuaba ese camino.

No olvido cuando era conducido por el camino acompañado siempre de un H.•., llegué a sentir ruidos, pasos, susurro de conversaciones y también las puertas cuando eran cerradas hecho que interpreté en mi interior como esas cosas que distraen al hombre, y lo apartan del camino de la luz, de la verdad, son en pocas palabras esos agentes que destruyen ese templo que llevamos dentro y que a su vez generan la perdición del ser humano.

En ese mismo lapso de tiempo que era conducido por el H.•. que me acompañó en mi oscuridad, me tocó subir y bajar escalones, esquivar obstáculos, el cual lo analicé como los altos y bajos que tenemos que sortear durante nuestra vivencia, y que solo con la perseverancia característica en nosotros logramos salir adelante, fue un instante especial porque el ser conducido por esa persona que me acompaño en mi viaje de iniciación, significó el saber que no estamos solos que en la vida, que contaremos con personas que nos darán apoyo, nos ayudarán a corregir nuestros defectos y exaltarán nuestras virtudes; así es ese mismo sentido lo aplicaremos en nuestros semejantes cuando estos se encuentren en los momentos difíciles.

Al llegar al cuarto de Refl.•., salí por algunos instantes de esa oscuridad que representaba la ignorancia al cual estuve sometido, el entrar en esa cámara y observar los letreros que estaban en la pared, representó para mi ese encuentro con mi “yo”, ese momento que buscamos nosotros en algún instante para reflexionar y analizar nuestros actos; algo que me llamó poderosamente la atención también fue que al entrar en ese habitáculo se encontraba una calavera y un ataúd que representa la muerte, ese lapso de tiempo me hizo pensar que todos los seres humanos sin distinción debemos cumplir por obligación los pasos naturales de nuestra existencia, y es el de nacer, crecer, reproducirse y por consiguiente morir, otro momento fundamental fue el encontrar un papel que representaba nuestro testamento simbólico, el pensar y responder las preguntas que me formulaba ese escrito, lo relacione con los diferentes cuestionamientos que se hace el hombre constantemente en su día a día, mismo que me lleno de satisfacción por que una de las respuestas que di y que nunca se me olvida fue el de ser perseverantes frente a las adversidades que se nos presenten, dicha cualidad para mi es importante porque a través de ella el hombre logra conseguir sus triunfos, vencer los obstáculos que lo separa de la plenitud espiritual; en pocas palabras el cuarto de reflexión tuvo un significado muy profundo para mi iniciación, y es que esa soledad que me brindo ese lugar lo utilice para hacer una retrospectiva de lo bueno y lo malo de mi accionar, fue como un renacer, dejándome una enseñanza positiva para mi vida futura.

Al salir del cuarto de Refl.•., otro momento que dejo una huella imborrable en minímamente fue cuando llegué conducido nuevamente por esa mano amiga a la puerta del templo, allí sentí como una espada punzaba mi pecho, seguido de unas preguntas que le hacían al hermano que me dirigía durante mi iniciación, ese instante lo entendí como esa invitación y a la vez el llamado a un nuevo despertar, una reestructuración de mi vida, esa que posteriormente llegaría al entrar al templo cuando finalmente conocería esa luz que desde hace mucho buscaba.

Al entrar al Temp.•. fuimos sometidos unas series pruebas, mismas que días antes me cuestionaba si las podía afrontar, pero gracias a esa fe que siempre he tenido, las logré superar, el paso también por los tres viajes de iniciación, y que una vez sorteados que nos enseñaría también a adquirir un compromiso con los miembros de una fraternidad que nos estaba recibiendo con los brazos abiertos, luego de esto llegaría por fin el acontecimiento más esperado y que mas me impresionaría y fue el abrir mis ojos a esa luz que me acompañaría por el resto de mi vida, y que significaría como lo dije anteriormente el paso de la sombra al eterno brillo de la sabiduría y del conocimiento, sin lugar a dudas mis queridos hermanos lo que viví esa tarde del sábado 30 de mayo de 2009, fue algo sin precedentes que no olvidare jamás.

Razón por la cual en este sencillo pero muy significativo relato les dejo la experiencia que representó para mí el ingreso al mundo de la masonería.

Por el Q.•. H.•. Javier Pérez Pombo A.•. M.•.

QQ.•. HH.•. Mas.•. a través del presente escrito quiero manifestarles la inmensa satisfacción que sentí al haber ingresado a esta resp.•. log.•., y descubrir cuán importante e impactante que sería dicho capítulo en mi vida.

No se me olvidará desde el mismo instante en que llegué a la Logi.•. y lo nervioso que estaba al no tener conocimiento de la grandiosa vivencia que experimentaría, desde que ingreso al salón donde fuimos recibidos por el V.•. M.•. junto con otros HH.•., dándonos las recomendaciones para nuestra iniciación, pero eso es algo que cada uno de ustedes ya conocen y que también vivieron en su momento, lo importante es lo que percibió mis sentidos al momento que me fueron vendados los ojos ese mismo instante entré en un estado de reflexión, y me puse a analizar los errores cometidos durante todo el paso de mi existencia en este mundo, lo imperfecto que es el ser humano, y a veces lo incompresible que puede ser su actitud a hacía las cosas.

La representación de la so.•. , significó para mí el grado de esclavitud que tuve hacía las cosas vanas, y lo vacío que seguiría siendo si continuaba ese camino.

No olvido cuando era conducido por el camino acompañado siempre de un H.•., llegué a sentir ruidos, pasos, susurro de conversaciones y también las puertas cuando eran cerradas hecho que interpreté en mi interior como esas cosas que distraen al hombre, y lo apartan del camino de la luz, de la verdad, son en pocas palabras esos agentes que destruyen ese templo que llevamos dentro y que a su vez generan la perdición del ser humano.

En ese mismo lapso de tiempo que era conducido por el H.•. que me acompañó en mi oscuridad, me tocó subir y bajar escalones, esquivar obstáculos, el cual lo analicé como los altos y bajos que tenemos que sortear durante nuestra vivencia, y que solo con la perseverancia característica en nosotros logramos salir adelante, fue un instante especial porque el ser conducido por esa persona que me acompaño en mi viaje de iniciación, significó el saber que no estamos solos que en la vida, que contaremos con personas que nos darán apoyo, nos ayudarán a corregir nuestros defectos y exaltarán nuestras virtudes; así es ese mismo sentido lo aplicaremos en nuestros semejantes cuando estos se encuentren en los momentos difíciles.

Al llegar al cuarto de Refl.•., salí por algunos instantes de esa oscuridad que representaba la ignorancia al cual estuve sometido, el entrar en esa cámara y observar los letreros que estaban en la pared, representó para mi ese encuentro con mi “yo”, ese momento que buscamos nosotros en algún instante para reflexionar y analizar nuestros actos; algo que me llamó poderosamente la atención también fue que al entrar en ese habitáculo se encontraba una calavera y un ataúd que representa la muerte, ese lapso de tiempo me hizo pensar que todos los seres humanos sin distinción debemos cumplir por obligación los pasos naturales de nuestra existencia, y es el de nacer, crecer, reproducirse y por consiguiente morir, otro momento fundamental fue el encontrar un papel que representaba nuestro testamento simbólico, el pensar y responder las preguntas que me formulaba ese escrito, lo relacione con los diferentes cuestionamientos que se hace el hombre constantemente en su día a día, mismo que me lleno de satisfacción por que una de las respuestas que di y que nunca se me olvida fue el de ser perseverantes frente a las adversidades que se nos presenten, dicha cualidad para mi es importante porque a través de ella el hombre logra conseguir sus triunfos, vencer los obstáculos que lo separa de la plenitud espiritual; en pocas palabras el cuarto de reflexión tuvo un significado muy profundo para mi iniciación, y es que esa soledad que me brindo ese lugar lo utilice para hacer una retrospectiva de lo bueno y lo malo de mi accionar, fue como un renacer, dejándome una enseñanza positiva para mi vida futura.

Al salir del cuarto de Refl.•., otro momento que dejo una huella imborrable en minímamente fue cuando llegué conducido nuevamente por esa mano amiga a la puerta del templo, allí sentí como una espada punzaba mi pecho, seguido de unas preguntas que le hacían al hermano que me dirigía durante mi iniciación, ese instante lo entendí como esa invitación y a la vez el llamado a un nuevo despertar, una reestructuración de mi vida, esa que posteriormente llegaría al entrar al templo cuando finalmente conocería esa luz que desde hace mucho buscaba.

Al entrar al Temp.•. fuimos sometidos unas series pruebas, mismas que días antes me cuestionaba si las podía afrontar, pero gracias a esa fe que siempre he tenido, las logré superar, el paso también por los tres viajes de iniciación, y que una vez sorteados que nos enseñaría también a adquirir un compromiso con los miembros de una fraternidad que nos estaba recibiendo con los brazos abiertos, luego de esto llegaría por fin el acontecimiento más esperado y que mas me impresionaría y fue el abrir mis ojos a esa luz que me acompañaría por el resto de mi vida, y que significaría como lo dije anteriormente el paso de la sombra al eterno brillo de la sabiduría y del conocimiento, sin lugar a dudas mis queridos hermanos lo que viví esa tarde del sábado 30 de mayo de 2009, fue algo sin precedentes que no olvidare jamás.

Razón por la cual en este sencillo pero muy significativo relato les dejo la experiencia que representó para mí el ingreso al mundo de la masonería.

FORMULARIO PARA INTERESADOS EN LA MASONERÍA (HOMBRES Y MUJERES) EN EL ORIENTE DE BARRANQUILLA