martes, 9 de junio de 2009

REFLEXIONES SOBRE MI INICIACIÓN

Por Jairo Antonio Ceballos Sandoval A.•. M.•.

Buscar una explicación concreta para expresar mis sentimientos al momento de la iniciación en la orden masónica, no tiene palabras, aun así, lo interpreto como una de las sensaciones mas indescriptibles que he experimentado en mi vida y que hoy en día un poco más de una semana de haber pasado, me cuesta trabajo entender, sin embargo, el vivirlo; pasaron por mi mente un sin número de preguntas sin respuestas, comenzando con la famosa incógnita que muchos de nosotros Q.•. H.•. estoy seguro se la han hecho Quien soy yo? y Hacia donde me dirijo? con estos dos interrogantes comienza un viaje hacia una búsqueda imparable de lo desconocido, hacia el conocimiento divino, y a su vez, tratando de pensar, que estaba pasando y a donde me llevaría un camino a ciegas, que en su momento no tenía razón de ser.

Cada momento de reflexión y búsqueda interior, representaba de manera abstracta, un significado de lo que me estaba pasando en ese momento, estaba atado, lleno de ideas confusas, y comencé a experimentar sensaciones de angustia, pena e ignorancia; me sentí como un niño indefenso sin su padre, o un ciego que por más que intente abrir sus ojos, no alcanza a ver el mínimo haz de luz, me sentí tan vulnerable, por no tener uno de los sentidos más importantes que me ha acompañado toda mi vida, te hace perder la noción del tiempo, espacio y con la incertidumbre, si en un futuro no pudiese volver a ver la luz.

Guiado por un hermano y el no saber por dónde caminaba, aun más aumentaba mi ansiedad, al entrar a la llamada cámara de reflexiones, quedo atónito y muy impactado por lo que vi. El mar de incertidumbres se acelera, y cada vez más y más, aumentaban mis interrogantes, fue ahí en ese momento de recogimiento, en una profunda oscuridad cuando comencé a meditar de lo que realmente está hecho el hombre, y pensar en que me convertiría, si la muerte tocara mi hombro, fue un encuentro directo entre ella y yo; aun así, dentro de mí, había una fuerza inexplicable que me hacía sentir valeroso, ante la gran impresión recibida, reflexionar e interiorizar sobre todos los elementos que estaban en esa mesa, y concluir de lo que estamos compuestos, descubrí el significado valioso de que todos estamos hechos de un mismo material, somos seres humanos, hijos de un mismo creador y que todos los que estamos aquí, creemos en un solo Dios “ El Gran Arquitecto del Universo” de inmediato mis ideas y mis pensamientos entraron en un espacio de profunda tranquilidad y serenidad; en ese momento, fue cuando realmente comencé a sentir unas manos hermanas, que procuraban guiarme de la ignorancia conocida como oscuridad, hacia la luz divina del Gran Arquitecto.

Entrar el templo y empezar una nueva etapa del camino hacia la orden masónica, es salir de las tinieblas con un nuevo pensamiento y comenzar otro de reflexión y autocrítica, pasando por los tres elementos fundamentales como son el Aire, el Agua y el Fuego. Caminando hacia delante con un deseo de descubrir, progresar y conocer la importancia de estos elementos como complementos de mi vida, superar los obstáculos puestos en el camino, para encontrar respuestas que te lleven a un mejor entendimiento de las cosas, el escuchar las palabras de un guía espiritual que te lleve a sacar fuerzas y culminar un camino donde las adversidades, dificultades y limitaciones, se convierten en las herramientas para construir y propender el bien hacia los demás.

Tomar un trago amargo que represento todos las vicisitudes, malas experiencias y errores que he experimentado en mi vida y luego probar ese trago dulce que le daba a mi paladar un sabor agradable, recordando todos esos buenos momentos y acciones que dan regocijo ante esas mismas adversidades, me dan una clara idea de que la vida, no siempre será color de rosa y ante las dificultades presentadas, siempre el Mason sabrá aplicar sus principios evolutivos para propender el bien, ante las situaciones que se nos presentan.

Posteriormente sentarme en la piedra bruta a reflexionar sobre mi vida, inducida por todos los vicios y pasiones que se nos presentan como profanos, es un clara idea de la búsqueda continua de la perfección en el sentido masónico, estar postrado en esa piedra e interiorizar sobre tus errores cometidos, dan la fuerza para ser un hombre mejor cada día, sin perder el oriente, camino que siempre buscara el Mason y que representa el lugar donde siempre encontraras las respuestas a tus inquietudes guiados por tus hermanos hacia la luz divina del Gran Arquitecto del Universo.

Después de un tiempo abrir mis ojos y encontrar esa luz tan anhelada, encuentras un regocijo entre los hermanos que te han guiado hasta ahí, tener luz que representa, sabiduría espiritual que te llevara a ser Mason, determina una nueva etapa en mi vida, ver tantos símbolos, te llevan a una búsqueda interior que te ha llevado a ser aprendiz de esta orden, te dan la presentación de las herramientas de un obrero, un mazo y un cincel, simbología que representa la nueva etapa de salir de la ignorancia y dar los tres golpes que de ahora en adelante darán inicio a la construcción de mi vida, pasar de una piedra bruta donde estuve sentado, a la belleza de una piedra pulida, en busca de ser mejor persona cada día.

Descubrir un nuevo sentido a la vida, después de un largo viaje, de regresar del centro de la tierra, de un encuentro inesperado con la muerte, hasta encontrar la luz guiada por una mano hermana llena de esperanza y satisfacción tu vida, que todos los seres humanos, tenemos el compromiso moral y ético de ser mejores personas cada día y afrontar en ese mejoramiento continuo las adversidades que se nos presenten como un verdadero Mason.

Quiero terminar agradeciendo nuevamente al V.•. M.•. y a los QQ.•. HH.•. de la Logia Constructores del Santuario Nº 4 en especial al Q.•. H.•. Alberto Martelo, por abrirme las puertas del templo y guiarme hasta este recinto sagrado de personas de bien, con sentido filantrópico que contribuyen ineludiblemente al desarrollo integral de nuestra sociedad.

FORMULARIO PARA INTERESADOS EN LA MASONERÍA (HOMBRES Y MUJERES) EN EL ORIENTE DE BARRANQUILLA